Es uno de los alimentos más ingeridos y el que está presente en casi todas las comidas. Puede variar según el tipo de cereal, su elaboración o su procedencia.

A continuación, te presentamos diferentes modelos de pan y sus curiosidades:

Baguette
Su origen reside en Francia y se elabora con harina de trigo. Su elaboración surgió a raíz de una ley que se impuso en 1920 que impedía a los panaderos empezar a trabajar antes de las cuatro de la mañana. Esto no dejaba que los grandes panes tuvieran suficiente tiempo para hornearse y por lo tanto no estaban listos para el desayuno. Por el contrario, el baguette se horneaba mucho más rápido y es entonces cuando e hizo popular.

Pan de payés
Suele llamarse pan de campesino y nace en las zonas rurales de Cataluña. Se caracteriza por tener la corteza más dura que el resto de los panes y su miga se conserva blanda por más días.

Pan de chapata
La chapata es una variedad del pan tradicional romano. La diferencia es que la barra es más alargada y estrecha. Su origen es italiano, donde es conocido como giabata.
Se elabora con levadura madre, natural y de fermentación lenta. Su sabor es mucho más intenso que los otros panes y se conserva en buen estado por más tiempo.

Pan Gallego
Característico por su corteza crujiente y dura que mantiene una miga tierna y suave en su interior. La clave está en la masa y la harina, que tiene que ser de la tierra, puede ser de trigo, de centeno o de maíz.

Pan integral
Es más nutritivo que el pan blanco. Se elabora con los granos que quedan después de la molienda, esto hace que tenga más fibra. Además, se le pueden añadir otro tipo de cereales.