Además de los regalos, en el día de Reyes hay una tradición más que reúne a toda la familia: el Tortell de Reis. Un dulce tradicional que gusta a todos y que, año tras año, sigue siendo el protagonista de la sobremesa del 6 de enero.

Hay decenas de opciones de Tortell de Reis en el mercado estos días. ¿Cuál elegir? Nuestra apuesta está clara: el Tortell de Reis elaborado siguiendo la receta tradicional es el mejor con diferencia. Por eso es el que preparamos, año tras año, en Antic Tradicional.

Cada uno de nuestros tortells tarda más de 5 horas en estar listo para irse a alguna casa y repartir suerte (corona de rey) o todo lo contrario (haba). Pero no nos importa el tiempo, sino su sabor, su textura y su calidad. No nos conformamos con menos.

A continuación, te contamos cómo lo preparamos en Valero Grup y entenderás por qué cada año que pasa nuestros clientes vuelven a por nuestro Tortell de Reis.

 

La tradición del Tortell de Reis: ¿haba o corona?

Pensar en el día de Reyes es traer a la memoria recuerdos que han quedado grabados a lo largo de los años. La emoción del día anterior, las caras expectantes de los peques de la casa, los nervios antes de irse a dormir… 

Y al día siguiente ¡la magia! Abrir los regalos por la mañana es un ritual que, por mucho que se repita, conserva siempre la ilusión de la novedad.

Y, después de los regalos, hay algo más que forma parte de ese día y que corona la jornada: un pedazo de roscón de Reyes, esponjoso y fragante.

A medida que el tortell desaparece del plato se van despejando incógnitas: ¿quién encontrará el haba este año? Porque no se trata solo de concederse un trozo de pastel, sino de entrar en un juego que se repite en todas las casas: el azar decide quién se lleva la faba (y, por tanto, tendrá que ocuparse de pagar el tortell familiar) y quién se pone la corona y reinará durante todo el año.

 

Así se elabora el Tortell de Reis tradicional

La elaboración del Tortell de Reis se parece bastante a la de la Coca de Sant Joan, otro de los dulces tradicionales de la gastronomía catalana. 

La base del roscón es un brioche de textura esponjosa, muy característica. Se consigue amasando los ingredientes de la fórmula (harina, mantequilla y huevos son los principales) junto con un prefermento al que se llama “esponja”, porque es precisamente la clave para lograr ese toque mullido del brioche. 

Cuando el primer amasado está listo, debe reposar hasta que doble su volumen original. ¡Y esto es solo el principio de la preparación! Hay que refrescar la masa y dejarla en reposo de nuevo. 

Así hasta en tres ocasiones, solo de esa manera se consigue la textura tras el horneado, sin necesidad de aditivos. Y, además, una durabilidad mayor (si no, cuando tenga más de un día se habrá convertido en un bollo seco).

¿Hay otras maneras de hacer un tortell? Por supuesto: metiendo los ingredientes en una amasadora y añadiendo levadura. Luego un tiempo de horno y en una hora ¡voilà!, un tortell sin textura, apelmazado y que se habrá secado en cuanto pase un día.

No es lo que queremos para nuestros clientes. 

Porque, a veces, la vista engaña. Un tortell visualmente perfecto, grueso, con aspecto de ser muy sabroso… posiblemente tenga un exceso de volumen y esté apelmazado y seco. Si se quiere un resultado excepcional, no hay atajos. 

Para obtener un tortell fresco y esponjoso, el camino es respetar la receta tradicional. 

Entonces, ¿cuáles son las señas de identidad de un Tortell de Reis tradicional, como el que elaboramos en Valero Grup?

  1. La calidad de los ingredientes. Y hablamos de todo, tanto del brioche como del relleno, si lo lleva, o las frutas que adornan la parte superior. Buena mantequilla, fermento natural, harinas de primera… marcan la diferencia.
  2. El método de elaboración. Seguir el método tradicional es importante. Respetar los tiempos de fermentación, sin intentar acortarlos artificialmente, es importante para un buen resultado final. Un brioche bien elaborado necesita 3 fermentaciones. Además, se debe vigilar en todo momento la temperatura, tanto de la masa como del ambiente. Un obrador tradicional controla todas las variables para que el resultado sea uniforme y el roscón obtenga ese sabor y textura característicos. 

Es importante tener en cuenta que el Tortell de Reis es un producto que solo se elabora en estas fechas, temporada tras temporada. El momento de probarlo es durante los días en torno a la festividad de la Epifanía, el 6 de enero. 

Una vez pasada la ocasión, habrá que esperar hasta el próximo año para volver a degustarlo.

 

¿Qué Tortell de Reis elegir este año? 

En cuanto a rellenos, no hay nada escrito. 

Hay quien elige siempre el Tortell de Reis de siempre, sin extras, porque prefiere disfrutar el brioche sin distracciones, tan solo con las habituales frutas confitadas que lo decoran: naranja y melón espolvoreados con azúcar volado o en granillo.

Y hay quien se ha apuntado sin dudarlo a las otras versiones, con rellenos que lo hacen más jugoso. Los más habituales son los de nata, crema pastelera y trufa. 

Pero por si alguien se ha quedado con ganas de más dulces de navidad antes de que se acaben las fiestas, también hay roscones rellenos de mazapán, con una masa similar al panellet, aunque un poco rebajada para que sea más ligera.

¿Ya sabes cuál será la de este año?

 

Antic Tradicional: así debe ser un buen Tortell de Reis

Cada año en la fecha de Reyes, en Valero Grup vendemos unos 5000 tortells directamente en nuestras tiendas. Además, lo distribuimos en determinadas tiendas de alimentación y colmados, disponible en diversos tamaños, garantizando la calidad máxima también para el pequeño comercio.

Siempre respetando el proceso artesanal que hace de nuestro Tortell de Reis un producto exclusivo.

¿Cómo saber si un Tortell de Reis es verdaderamente de calidad? Para nosotros, después de años de experiencia, solo hay una manera de salir de dudas: probarlo.

Te invitamos a que este año pongas sobre la mesa un Tortell de Reis de Antic Tradicional, compruebes la diferencia y… ¡lo dejes reservado para el año que viene!

Related Posts